sábado, 22 de mayo de 2010

Con la guitarra entre las manos de la mente

Te escribo canciones y las lanzo al olvido
que no le gana el pulso a tus ojos azules
que no apaga tu olor al cantarte al oído

Acaricio las cuerdas y escapa el sonido
que sin decir "te quiero" dice más, mucho más
que quisiera enredarse en tu alma
y se queda en un triste suspiro...

Cantaría por ti hasta quedarme sin voz
pero sólo te canto en mi mente
y el quizás,
no tenerte,
es atroz...

2 comentarios:

C_yPunto dijo...

Sublime. Qué descubrimiento el tuyo, leñes.

Un abrazo.

Pd: A veces, ni el cantar a pleno pulmón acerca un centímetro lo que se quiere... Pero otras, se acerca solo, como obedeciendo esa llamada silenciosa :)

Tiny Dancer dijo...

y a veces pensamos que queremos algo y sólo es un capricho de nuestra garganta :)