miércoles, 3 de marzo de 2010

A cualquier otra parte

Tengo un corazón que late
y un cerebro que piensa y que combate

A veces, si soy todo corazón,
se me olvida porqué ya no te escribo
porqué aunque sólo un "hola" es un tesoro
no debo responder a tus mensajes

Me cuesta recordar que no te quiero
que estás muy lejos, que no me convienes
que eres un gilipollas inmaduro
que no sabes tratar a las mujeres

Olvido que lo lógico es odiarte
en esos días que sólo hay latidos
en esos días que sueño contigo
y sólo me apetece regresar
allí, al sitio donde nunca he ido

Porque nunca he deseado que vinieras
porque lo que yo que quiero es ir contigo

Y aunque el cerebro es todo un luchador
y el azul de tus ojos, que me ahoga,
lo tiene bien guardado y escondido
a veces, aún así, si cae la noche
te sueña susurrándome al oído...

5 comentarios:

Tiny Dancer dijo...

Me gusta el principio... y la clave no es ir contigo, sino ir... a cualquier otra parte, que no tiene porque ser a cualquier otra ciudad, sino a cualquier sitio distinto del que te mueves normalmente, porque ahí te pueden sorprender el corazón y el cerebro de cualquier otra forma :-)

Coverdale es Dios dijo...

Sara, me encantas cuando filosofas!
Qué alegría escribir si te inspira estas cosas... hasa me siento orgullosa :)

Tiny Dancer dijo...

sé que puede sonar pretencioso, pero debería empezar a escribir estos pensamientos matinales y nocturnos que se me ocurren xD

obaobab dijo...

deberíamos empezar a escribirlos, y leerlos dentro de un tiempo

LiZ dijo...

YA VALE DE HACERME LLORAR!