miércoles, 16 de diciembre de 2009

A veces...

A veces pasa que quieres actualizar tu blog. Y te sientas frente al ordenador abrumada por la cantidad tan enorme de cosas que tienes que decir y la pereza que te da teclear una sóla letra.
Te recuestas en la silla pensando por dónde empezar, rascándote la cabeza sin razón, como el vecino de la canción de Serrat...
Y al girarte, ves sobre la silla una revistilla que habías abandonado allí la semana pasada. Y recuerdas que algo en una de esas páginas, un día, en el metro, te había hecho temblar el corazón.
Olvidas toda intención creativa y la coges, debatiéndote entre el ansia, el hastío y la curiosidad. La abres, ecuentras la página y lo lees.
Se te ponen los pelos de punta.
Y te quedas sin palabras...

[LO SIENTO, AMOR, PERO NO...]

Lo siento, amor, pero no, no son flores,
rosas no son, ni crespos crisantemos,
son versos que imaginan que me amas,
versos sin más, tontos como las lágrimas.

Lo siento, amor, no son flores, tampoco
claros diamantes ni piedras de color
para entibiarse con tu dulce calor;
son versos que a tu paso voy sembrando.

Los voy robando a esa punzante pena,
pena por ti que siempre hacia la noche,
no importa dónde esté, festivo el rostro,

se hinca en mi ser y lo hace estremecerse…
Ah si pudieran, tan pronto como se hacen,
huir de mi cabeza hacia tu corazón…

Paul Valéry

1 comentario:

Tiny Dancer dijo...

... son versos que imaginan que me amas...


joé con valéry :')