jueves, 19 de noviembre de 2009

Tronera a lo "yo"

Natu-dureza humana

ARGUMENTA la defensa de Mainar que el crimen de Fago no es el de «una persona ilustrada». ¡Como si la maldad entendiese de erudición o condición! Muchas - e ilustradas - plumas han llorado la realidad de que «el hombre es un lobo para el hombre» y este asesinato bestial - valga la redundancia- nos devuelve la cita a la mente. Pero el gran interrogante es qué «se cuece» en la psique del asesino - ilustrada o no. ¿Qué cruce de cables nos torna de hombre a lobo? ¿Habría luna llena aquella triste madrugada oscense? Porque Mainar se retracta de su primera declaración como quien, tras esotérica reconversión, no es capaz de asimilar el horror presenciado. Con la mirada perdida, se declara inocente y se redibuja como un héroe del pueblo; contradiciéndose y desdiciéndose en un caos declarativo que no logra convencer. Y no lo hace porque cualquier escenario escapa a nuestra comprensión. ¿Cuán grande ha de ser la ofensa para cobrársela con la vida?
Qué miedo da saber a este lobo humano. Qué miedo no saber qué puede despertarnos a la licantropía...

2 comentarios:

Tiny Dancer dijo...

¿da miedo saber a este lobo humano o a este humano lobo? no lo tengo muy claro... :)

LiZ dijo...

GUAU!

(wow, para los freaks)