martes, 1 de septiembre de 2009

Noches en vela y las cosas que nunca dije


No
me gustan las personas que sólo te quieren cuando tu felicidad asegura su felicidad y, cuando ya no eres interesante, no te quieren por ni para nada.
No me gustan los que afirman tener patente de corso en aras de un bien mayor, cuando ese "bien" no es más que el nombre bajo el que disfrazan aquello que les favorece. En cualquier caso, el fin nunca justifica los medios.
No me gusta la gente egoísta.
No me gustan aquellos que no tienen personalidad. No me gustan los que hoy son alguien y mañana son otra persona, dependiendo de a quien quieran complacer.
No me gustan los que ni son nada ni expresan creencia en nada si no tienen a alguien detrás que les guarde la espalda.
No me gustan los que dicen "te quiero" hoy y mañana lo olvidan. No mencionarás jamás el querer en vano.
No me gustan aquellos que, por no esforzarse, infravaloran el esfuerzo de los demás.
No me gusta la gente que sólo despierta su conciencia para victimizarse y, una vez cumplida su "función", la deja en coma hasta próximo aviso.
No me gustan las personas que, para sentirse bien, necesitan hacer de menos a los demás.
No me gusta la gente que carece de empatía, y que juega todas sus cartas a una fachada de simpatía.
No me gusta la gente que se escuda en la inevitabilidad de las cosas. No me gusta la gente cobarde.
No me gustas .

Me gusta la gente que siempre está ahí cuando la necesitas y que sabe que puede recurrir a ti cuando te necesitan.
Me gustan las personas que te miran a los ojos y siempre son sinceras, y te saben decir la verdad cuando es necesario y saben acompañarte en silencio cuando es necesario.
Me gustan aquellos que mantienen la cabeza bien alta ante los golpes de la vida, sin mirar, en cambio, a nadie por encima del hombro.
Me gustan los que reconocen sus errores y te piden perdón de corazón, y te perdonan de corazón.
Me gusta la gente que no da nada por perdido, que trabaja y lucha y se esfuerza en hacer su vida, y la de los demás, un poquito mejor.
Me gustan los que no dejan que las cosas pasen, los que saben que son ellos mismos quienes moldean su destino. Y recogen los frutos de sus actos. Y aceptan las consecuencias.
Me gustan aquellos que nunca olvidan quienes son, y que no cambian, sino que evolucionan.
Me gusta la gente que sonríe a la vida, incluso en los peores momentos. Los que no te cargan con sus desgracias pero te permiten, y te agradecen, que les cedas un hombro sobre el que llorar.
Me gustan las personas que cambian palabras por actos y que, cuando usan palabras, nunca faltan a su verdad.
Me gustan las personas que reciclan el rencor y con esa energía siguen adelante sin buscar venganza, sino símplemente felicidad.
Me gusta la gente generosa que sabe que "money can't buy me, love". Me gustan porque si les dejas te lo dan todo y no exigen nada a cambio.
Me gusta la gente que, al pasar los años, se vuelve más sabia y más fuerte.
Me gustan ellos.

Ellos hacen del mundo un lugar más sano. Tú te dejas absorber por tu propio egocentrismo y a la larga no aportas nada. A la larga, tu felicidad no puede ser real porque ¿quién, exactamente, eres tú?


3 comentarios:

Tiny Dancer dijo...

Estoy aquí, he vuelto y es para quedarme (creo) porque el Wifi de mi mansión va de maravilla.

Estoy aquí, y hoy has hecho que mis ojos brillen un poco, pero como me he prometido no llorar, no lo he hecho.

Yo también estoy sensible... Muaks

proserpina dijo...

pues a mi...me gustas mucho tú!

Jorgito dijo...

acknowledged